sábado, mayo 31, 2008

Una mañana de mayo

En mayo, las mañanas duran hasta las nueve; después, comienza el mediodía, que se prolonga hasta que llueve o cae la noche. Al abrir mis amplios ventanales en una mañana de mayo, entra el aire, húmedo todavía de sus jugarretas nocturnas y puedo disfrutar la hermosa vista del Vedado comenzando a desperezarse bajo los rayos del sol. (Bucólico, ¿eh?)

Es un aire de calidad, fregado con agua de mar. Tiene poco dióxido de carbono, plomo y otras basurillas que infectan los aires de otros sitios. Ello a pesar de que aquí se desconoce el uso de filtros y catalizadores, se permite la circulación de vehículos con abundancia en escapes negros y la refinería y las termoeléctricas elevan sus señales de humo hasta los satélites más recónditos sin que piquetes de ecologistas les estorben lo mínimo.

Mientras respiro el aire mañanero, pienso en la "delicia" de quedarse cada día en casa sin tener que madrugar para conseguir presentarme en el trabajo a su hora, fresco y desayunado y, después, trabajar bajo estrés constante hasta que ya no es mediodía, cuando debo enfrenar nuevamente la aventura del regreso. Muchos trabajadores habaneros llevamos un Odiseo al trabajo.

Quedarse en casa, es estar desempleado. Según dicen, hay muchos últimamente.

Me aterra esa posibilidad. Eso sí es tener "el alma yerta". Depender del dinerito que se saque un familiar de su presente, esté donde esté. Ver cómo se agotan las posibilidades de ubicarse en un empleo donde pueda utilizar lo aprendido. Que no aparezca nada que te alcance ni para ser pobre. Dormir mucho sin descansar, engordar sin comer, mirar sin que te miren.

Pensamientos tan lúgubres no son apropiados para una mañana tan linda. Los desecharé, siguiendo las técnicas de Carnegie.

18 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Temer al desempleo? ¿No dicen que es mejor estar desempleado que trabajar?

CANTACLARO dijo...

... "Muchos añoran la cama en los días frescos o en los lluviosos. Pienso que debe ser delicioso morirse en un día así.

Acomodarse en el lecho, relajar cada parte del cuerpo, la mente, el espíritu, cerrar los ojos, dejar de pensar y quedarse así, hasta siempre.

Fundirse en un sueño eterno en quietud tal que se vaya desintegrando el cuerpo para que el viento se lleve todas las partículas a los cuatro puntos cardinales, a través de los valles, de los picos de los montes y de los océanos.

Sería delicioso y, el cambio de estado no se sentiría, solo pasaríamos a los siguientes planos, descansados y tranquilos".

Saludo colombiano maestro!

Enrique Artalejo dijo...

27 de junio de 2008

El cambio es inevitable

Entrevista a Carlos Alberto Montaner

Luis Cino



LA HABANA, Cuba, junio (www.cubanet.org) - En medio de tanto despiste, manipulación y wishful thinking sobre la situación cubana, el escritor y periodista Carlos Alberto Montaner es uno de los más seguros referentes para los que deseen saber qué pasa realmente en Cuba, e incluso qué pudiera pasar en los próximos años.

En sus libros, artículos periodísticos y conferencias, Montaner, profundo y coherente, sin poses de cubanólogo, expresa los criterios sobre Cuba más lúcidos y sensatos que se pueden escuchar hoy en el mundo. La buena noticia es que su visión sobre la transición pacífica de Cuba a la democracia es optimista. Sus amables respuestas a este cuestionario nos acercan al por qué del optimismo de alguien que sabe bien de qué habla.

Luis Cino: Luego de más de 47 años fuera de Cuba, 38 de ellos en Madrid, ¿cuál es la fórmula de Carlos Alberto Montaner para estar tan informado sobre la situación cubana como si hubiera llegado la semana pasada al exilio?

Carlos A. Montaner: Gracias por la premisa, Luis. Lo que hago es escuchar a los recién llegados, leer a quienes viven dentro del país y tratar de recurrir al sentido común. Por otra parte, todos los seres humanos tienen más o menos las mismas características, deseos y comportamientos, así que no es difícil asegurar que la sociedad cubana, y especialmente su segmento más joven, detesta profundamente al gobierno y al sistema comunista.

LC: Algunos atribuyen la insistencia del régimen cubano en acusarlo de “terrorista” a su espectacular fuga de una prisión cubana en 1961. ¿Qué ocurrió realmente?

CAM: Esas ridículas acusaciones de terrorista tienen como único objeto desacreditar mis puntos de vista. Como no pueden rebatir las opiniones tratan de callar a quien las emite. En una época me tachaban de agente de la CIA. Como veían que nadie les hacía caso, me tildaron de terrorista. En realidad, mis dos únicos contactos con el terrorismo sucedieron en 1957, cuando los terroristas del 26 de julio pusieron una bomba en el hotel Comodoro que hirió a mucha gente, momento en que conocí a una muchachita que lloraba en medio de la humareda, con la que llevo casado casi medio siglo; y en 1987, cuando los policías cubanos destacados en Madrid me enviaron una bomba dentro de un libro titulado Una muerte muy dulce.

En cuanto a mi detención y condena, en diciembre de 1960 me detuvieron junto a otros tres estudiantes y nos acusaron de conspirar contra los poderes del Estado. Nadie nos acusó de terrorismo porque nada teníamos que ver con el terrorismo. A principios de enero de 1961 nos condenaron a 20 años de cárcel en un juicio con testigos falsos que duró media hora. Uno de los jueces que participó en aquella farsa se exilió en España y me contó cómo eran aquellos procesos. Las sentencias las hacían en el Ministerio del Interior. Como yo era menor de edad me internaron en el pabellón de presos políticos de una cárcel llamada Piti Fajardo, antiguamente conocida como Torrens. De ahí nos escapamos dos reclusos, Rafael Gerada y yo, cortando un barrote y corriendo a una velocidad seguramente olímpica. Pudimos huir porque en las afueras de la finca nos esperaba un vehículo que nos trasladó hasta La Habana. A los pocos días nos asilamos en una embajada y salimos del país en septiembre 8 de 1961.

LC: Para convertirse en uno de los escritores y periodistas más prestigiosos en Hispanoamérica, ¿le resultó difícil vencer los prejuicios contra el exilio anticastrista de la intelectualidad izquierdista mundial?

CAM: Gracias, otra vez, por la premisa, pero seguramente es demasiado generosa. En todo caso, jamás es fácil enfrentarse a la izquierda comunista. Maneja un enorme aparato de difamación y domina unas técnicas de manipulación de la opinión pública diseñadas en su momento por el KGB que suelen ser muy eficientes. Hace 40 años comencé a publicar una columna semanal en una agencia de prensa creada en NY por republicanos españoles, ex comunistas, que conocían muy bien el paño. Por eso me abrieron las puertas. El director de la agencia, Joaquín Maurín, quien trató a Lenin en Moscú en los años veinte, despreciaba a Fidel Castro y fue muy hospitalario con los papeles que yo escribía. Pero esta es una batalla que no se acaba nunca.

LC: ¿Quién pesa más en Carlos Alberto Montaner: el político o el intelectual?

CAM: Creo que son dos aspectos que se complementan. Para mí la política es la consecuencia de una reflexión intelectual. Sin embargo, hubiera preferido dedicarme a la ficción si la vida no me hubiera colocado ante situaciones en las que era imposible no participar en la contienda política.

LC: Desde 1990 preside la Unión Liberal Cubana. ¿Por qué cree en el liberalismo Carlos Alberto Montaner?

CAM: Porque la enfermedad totalitaria se cura con grandes dosis de libertad, tolerancia, respeto a la ley y responsabilidad individual, que son las señas de identidad del liberalismo.

LC: Dicen algunos que el discurso de la disidencia interna es esencialmente socialdemócrata, aunque gran parte de ella se proclame liberal. ¿Qué hay de cierto en ello?

CAM: Tradicionalmente, el discurso político de los cubanos ha sido socialdemócrata. El liberalismo, como lo entendemos en nuestros días, es un recién llegado a la política cubana. Cuando yo era joven y el comunismo todavía no había arraigado en el país a nadie se le ocurría defender los derechos de propiedad o proclamar las virtudes de la economía de mercado. La primera vez que yo hablé en público, a los 18 años, ya exiliado, fue para proclamar las virtudes de las empresas estatales. No podía imaginarme que muchos años después calificaría de “idiota latinoamericano” al que dijera semejantes sandeces. Yo también fui un idiota.

LC: Luego de agitar durante años la propaganda oficial el fantasma del “capitalismo salvaje”, ¿qué diría a los que temen el impacto sobre los sectores más depauperados de la población cubana de la liberalización del mercado y las terapias de choque?

CAM: La mejor metáfora se la escuché a un checo defensor de la terapia de choque: “decirles a las sociedades víctimas del totalitarismo colectivista que van a solucionar el problema gradualmente es como decirle a una persona con un brazo gangrenado que se lo van a cortar poco a poco para que no sufra”. Lo que sabemos, tras casi 20 años de transiciones, es que mientras más rápidamente se aborden los cambios más rápidamente llegará la recuperación.

LC: La prensa internacional insiste en repetir el estribillo de que la disidencia cubana está “fragmentada y penetrada por los agentes de la Seguridad del Estado”. Existen en Cuba dos concertaciones liberales que hasta el momento no logran conciliar sus posiciones. ¿Qué opina al respecto?

CAM: No dudo que la policía política cubana haya penetrado a los grupos liberales de la oposición interna y externa. Para la Seguridad eso es bastante fácil y le dedican muchos recursos. Mi impresión es que la Seguridad tiene colocados a sus agentes en todas partes. Pero eso también era verdad en la URSS, en Alemania del Este y en todos los países del bloque comunista y no pudieron evitar el colapso. Por otra parte, no es raro que los demócratas de la oposición se dividan. Cuando murió Franco y convocaron a elecciones comparecieron más de 100 agrupaciones políticas. En Cuba sucederá lo mismo, pero luego el agua cogerá su nivel y la sociedad acabará incardinada en varias tendencias básicas.

LC: ¿Qué política hacia Cuba aconsejaría al próximo gobierno norteamericano?

CAM: Enviarle dos mensajes muy claros: primero, el objetivo irrenunciable de Estados Unidos es que en Cuba se establezca una democracia razonable dotada de un sistema económico capaz de sostener a la población para que los cubanos no tengan que emigrar; segundo, cuando los reformistas del gobierno se muevan en esa dirección, abran las cárceles políticas y reconozcan la legitimidad de la oposición, deben contar con la ayuda americana para salir ordenadamente del desastre provocado por medio siglo de dictadura.

LC: ¿Considera posible un diálogo entre el régimen y la oposición? ¿Aceptaría participar en ese diálogo?

CAM: Sin ese diálogo no es posible la transición. Si me invitaran a participar en un diálogo encaminado a crear las condiciones para el cambio, por supuesto que participaría. Sería un irresponsable si no lo hiciera.

LC: ¿Es definitivamente optimista su visión sobre la transición a la democracia en Cuba?

CAM: Creo que el cambio es inevitable. Cuba no puede ser la excepción comunista en un mundo en el que esa opción dejó de tener vigencia. El problema es cómo enterramos el totalitarismo organizadamente para que los escombros no acaben sepultándonos a todos.

LC: ¿Cómo se ve Carlos Alberto Montaner en una Cuba democrática?

CAM: Depende cuándo se produzca. Me gustaría echar una mano y dedicar la última etapa de mi vida a colaborar con la reconstrucción del país en el que nací, pero como son tantos los factores que no puedo controlar, me limito hoy a hacer lo que puedo, sin grandes planes personales para el futuro, porque no sé qué sucederá mañana.

Anónimo dijo...

27 de junio de 2008

El cambio es inevitable

Entrevista a Carlos Alberto Montaner

Luis Cino



LA HABANA, Cuba, junio (www.cubanet.org) - En medio de tanto despiste, manipulación y wishful thinking sobre la situación cubana, el escritor y periodista Carlos Alberto Montaner es uno de los más seguros referentes para los que deseen saber qué pasa realmente en Cuba, e incluso qué pudiera pasar en los próximos años.

En sus libros, artículos periodísticos y conferencias, Montaner, profundo y coherente, sin poses de cubanólogo, expresa los criterios sobre Cuba más lúcidos y sensatos que se pueden escuchar hoy en el mundo. La buena noticia es que su visión sobre la transición pacífica de Cuba a la democracia es optimista. Sus amables respuestas a este cuestionario nos acercan al por qué del optimismo de alguien que sabe bien de qué habla.

Luis Cino: Luego de más de 47 años fuera de Cuba, 38 de ellos en Madrid, ¿cuál es la fórmula de Carlos Alberto Montaner para estar tan informado sobre la situación cubana como si hubiera llegado la semana pasada al exilio?

Carlos A. Montaner: Gracias por la premisa, Luis. Lo que hago es escuchar a los recién llegados, leer a quienes viven dentro del país y tratar de recurrir al sentido común. Por otra parte, todos los seres humanos tienen más o menos las mismas características, deseos y comportamientos, así que no es difícil asegurar que la sociedad cubana, y especialmente su segmento más joven, detesta profundamente al gobierno y al sistema comunista.

LC: Algunos atribuyen la insistencia del régimen cubano en acusarlo de “terrorista” a su espectacular fuga de una prisión cubana en 1961. ¿Qué ocurrió realmente?

CAM: Esas ridículas acusaciones de terrorista tienen como único objeto desacreditar mis puntos de vista. Como no pueden rebatir las opiniones tratan de callar a quien las emite. En una época me tachaban de agente de la CIA. Como veían que nadie les hacía caso, me tildaron de terrorista. En realidad, mis dos únicos contactos con el terrorismo sucedieron en 1957, cuando los terroristas del 26 de julio pusieron una bomba en el hotel Comodoro que hirió a mucha gente, momento en que conocí a una muchachita que lloraba en medio de la humareda, con la que llevo casado casi medio siglo; y en 1987, cuando los policías cubanos destacados en Madrid me enviaron una bomba dentro de un libro titulado Una muerte muy dulce.

En cuanto a mi detención y condena, en diciembre de 1960 me detuvieron junto a otros tres estudiantes y nos acusaron de conspirar contra los poderes del Estado. Nadie nos acusó de terrorismo porque nada teníamos que ver con el terrorismo. A principios de enero de 1961 nos condenaron a 20 años de cárcel en un juicio con testigos falsos que duró media hora. Uno de los jueces que participó en aquella farsa se exilió en España y me contó cómo eran aquellos procesos. Las sentencias las hacían en el Ministerio del Interior. Como yo era menor de edad me internaron en el pabellón de presos políticos de una cárcel llamada Piti Fajardo, antiguamente conocida como Torrens. De ahí nos escapamos dos reclusos, Rafael Gerada y yo, cortando un barrote y corriendo a una velocidad seguramente olímpica. Pudimos huir porque en las afueras de la finca nos esperaba un vehículo que nos trasladó hasta La Habana. A los pocos días nos asilamos en una embajada y salimos del país en septiembre 8 de 1961.

LC: Para convertirse en uno de los escritores y periodistas más prestigiosos en Hispanoamérica, ¿le resultó difícil vencer los prejuicios contra el exilio anticastrista de la intelectualidad izquierdista mundial?

CAM: Gracias, otra vez, por la premisa, pero seguramente es demasiado generosa. En todo caso, jamás es fácil enfrentarse a la izquierda comunista. Maneja un enorme aparato de difamación y domina unas técnicas de manipulación de la opinión pública diseñadas en su momento por el KGB que suelen ser muy eficientes. Hace 40 años comencé a publicar una columna semanal en una agencia de prensa creada en NY por republicanos españoles, ex comunistas, que conocían muy bien el paño. Por eso me abrieron las puertas. El director de la agencia, Joaquín Maurín, quien trató a Lenin en Moscú en los años veinte, despreciaba a Fidel Castro y fue muy hospitalario con los papeles que yo escribía. Pero esta es una batalla que no se acaba nunca.

LC: ¿Quién pesa más en Carlos Alberto Montaner: el político o el intelectual?

CAM: Creo que son dos aspectos que se complementan. Para mí la política es la consecuencia de una reflexión intelectual. Sin embargo, hubiera preferido dedicarme a la ficción si la vida no me hubiera colocado ante situaciones en las que era imposible no participar en la contienda política.

LC: Desde 1990 preside la Unión Liberal Cubana. ¿Por qué cree en el liberalismo Carlos Alberto Montaner?

CAM: Porque la enfermedad totalitaria se cura con grandes dosis de libertad, tolerancia, respeto a la ley y responsabilidad individual, que son las señas de identidad del liberalismo.

LC: Dicen algunos que el discurso de la disidencia interna es esencialmente socialdemócrata, aunque gran parte de ella se proclame liberal. ¿Qué hay de cierto en ello?

CAM: Tradicionalmente, el discurso político de los cubanos ha sido socialdemócrata. El liberalismo, como lo entendemos en nuestros días, es un recién llegado a la política cubana. Cuando yo era joven y el comunismo todavía no había arraigado en el país a nadie se le ocurría defender los derechos de propiedad o proclamar las virtudes de la economía de mercado. La primera vez que yo hablé en público, a los 18 años, ya exiliado, fue para proclamar las virtudes de las empresas estatales. No podía imaginarme que muchos años después calificaría de “idiota latinoamericano” al que dijera semejantes sandeces. Yo también fui un idiota.

LC: Luego de agitar durante años la propaganda oficial el fantasma del “capitalismo salvaje”, ¿qué diría a los que temen el impacto sobre los sectores más depauperados de la población cubana de la liberalización del mercado y las terapias de choque?

CAM: La mejor metáfora se la escuché a un checo defensor de la terapia de choque: “decirles a las sociedades víctimas del totalitarismo colectivista que van a solucionar el problema gradualmente es como decirle a una persona con un brazo gangrenado que se lo van a cortar poco a poco para que no sufra”. Lo que sabemos, tras casi 20 años de transiciones, es que mientras más rápidamente se aborden los cambios más rápidamente llegará la recuperación.

LC: La prensa internacional insiste en repetir el estribillo de que la disidencia cubana está “fragmentada y penetrada por los agentes de la Seguridad del Estado”. Existen en Cuba dos concertaciones liberales que hasta el momento no logran conciliar sus posiciones. ¿Qué opina al respecto?

CAM: No dudo que la policía política cubana haya penetrado a los grupos liberales de la oposición interna y externa. Para la Seguridad eso es bastante fácil y le dedican muchos recursos. Mi impresión es que la Seguridad tiene colocados a sus agentes en todas partes. Pero eso también era verdad en la URSS, en Alemania del Este y en todos los países del bloque comunista y no pudieron evitar el colapso. Por otra parte, no es raro que los demócratas de la oposición se dividan. Cuando murió Franco y convocaron a elecciones comparecieron más de 100 agrupaciones políticas. En Cuba sucederá lo mismo, pero luego el agua cogerá su nivel y la sociedad acabará incardinada en varias tendencias básicas.

LC: ¿Qué política hacia Cuba aconsejaría al próximo gobierno norteamericano?

CAM: Enviarle dos mensajes muy claros: primero, el objetivo irrenunciable de Estados Unidos es que en Cuba se establezca una democracia razonable dotada de un sistema económico capaz de sostener a la población para que los cubanos no tengan que emigrar; segundo, cuando los reformistas del gobierno se muevan en esa dirección, abran las cárceles políticas y reconozcan la legitimidad de la oposición, deben contar con la ayuda americana para salir ordenadamente del desastre provocado por medio siglo de dictadura.

LC: ¿Considera posible un diálogo entre el régimen y la oposición? ¿Aceptaría participar en ese diálogo?

CAM: Sin ese diálogo no es posible la transición. Si me invitaran a participar en un diálogo encaminado a crear las condiciones para el cambio, por supuesto que participaría. Sería un irresponsable si no lo hiciera.

LC: ¿Es definitivamente optimista su visión sobre la transición a la democracia en Cuba?

CAM: Creo que el cambio es inevitable. Cuba no puede ser la excepción comunista en un mundo en el que esa opción dejó de tener vigencia. El problema es cómo enterramos el totalitarismo organizadamente para que los escombros no acaben sepultándonos a todos.

LC: ¿Cómo se ve Carlos Alberto Montaner en una Cuba democrática?

CAM: Depende cuándo se produzca. Me gustaría echar una mano y dedicar la última etapa de mi vida a colaborar con la reconstrucción del país en el que nací, pero como son tantos los factores que no puedo controlar, me limito hoy a hacer lo que puedo, sin grandes planes personales para el futuro, porque no sé qué sucederá mañana.

Enrique Artalejo dijo...

27 de junio de 2008

El cambio es inevitable

Entrevista a Carlos Alberto Montaner

Luis Cino



LA HABANA, Cuba, junio (www.cubanet.org) - En medio de tanto despiste, manipulación y wishful thinking sobre la situación cubana, el escritor y periodista Carlos Alberto Montaner es uno de los más seguros referentes para los que deseen saber qué pasa realmente en Cuba, e incluso qué pudiera pasar en los próximos años.

En sus libros, artículos periodísticos y conferencias, Montaner, profundo y coherente, sin poses de cubanólogo, expresa los criterios sobre Cuba más lúcidos y sensatos que se pueden escuchar hoy en el mundo. La buena noticia es que su visión sobre la transición pacífica de Cuba a la democracia es optimista. Sus amables respuestas a este cuestionario nos acercan al por qué del optimismo de alguien que sabe bien de qué habla.

Luis Cino: Luego de más de 47 años fuera de Cuba, 38 de ellos en Madrid, ¿cuál es la fórmula de Carlos Alberto Montaner para estar tan informado sobre la situación cubana como si hubiera llegado la semana pasada al exilio?

Carlos A. Montaner: Gracias por la premisa, Luis. Lo que hago es escuchar a los recién llegados, leer a quienes viven dentro del país y tratar de recurrir al sentido común. Por otra parte, todos los seres humanos tienen más o menos las mismas características, deseos y comportamientos, así que no es difícil asegurar que la sociedad cubana, y especialmente su segmento más joven, detesta profundamente al gobierno y al sistema comunista.

LC: Algunos atribuyen la insistencia del régimen cubano en acusarlo de “terrorista” a su espectacular fuga de una prisión cubana en 1961. ¿Qué ocurrió realmente?

CAM: Esas ridículas acusaciones de terrorista tienen como único objeto desacreditar mis puntos de vista. Como no pueden rebatir las opiniones tratan de callar a quien las emite. En una época me tachaban de agente de la CIA. Como veían que nadie les hacía caso, me tildaron de terrorista. En realidad, mis dos únicos contactos con el terrorismo sucedieron en 1957, cuando los terroristas del 26 de julio pusieron una bomba en el hotel Comodoro que hirió a mucha gente, momento en que conocí a una muchachita que lloraba en medio de la humareda, con la que llevo casado casi medio siglo; y en 1987, cuando los policías cubanos destacados en Madrid me enviaron una bomba dentro de un libro titulado Una muerte muy dulce.

En cuanto a mi detención y condena, en diciembre de 1960 me detuvieron junto a otros tres estudiantes y nos acusaron de conspirar contra los poderes del Estado. Nadie nos acusó de terrorismo porque nada teníamos que ver con el terrorismo. A principios de enero de 1961 nos condenaron a 20 años de cárcel en un juicio con testigos falsos que duró media hora. Uno de los jueces que participó en aquella farsa se exilió en España y me contó cómo eran aquellos procesos. Las sentencias las hacían en el Ministerio del Interior. Como yo era menor de edad me internaron en el pabellón de presos políticos de una cárcel llamada Piti Fajardo, antiguamente conocida como Torrens. De ahí nos escapamos dos reclusos, Rafael Gerada y yo, cortando un barrote y corriendo a una velocidad seguramente olímpica. Pudimos huir porque en las afueras de la finca nos esperaba un vehículo que nos trasladó hasta La Habana. A los pocos días nos asilamos en una embajada y salimos del país en septiembre 8 de 1961.

LC: Para convertirse en uno de los escritores y periodistas más prestigiosos en Hispanoamérica, ¿le resultó difícil vencer los prejuicios contra el exilio anticastrista de la intelectualidad izquierdista mundial?

CAM: Gracias, otra vez, por la premisa, pero seguramente es demasiado generosa. En todo caso, jamás es fácil enfrentarse a la izquierda comunista. Maneja un enorme aparato de difamación y domina unas técnicas de manipulación de la opinión pública diseñadas en su momento por el KGB que suelen ser muy eficientes. Hace 40 años comencé a publicar una columna semanal en una agencia de prensa creada en NY por republicanos españoles, ex comunistas, que conocían muy bien el paño. Por eso me abrieron las puertas. El director de la agencia, Joaquín Maurín, quien trató a Lenin en Moscú en los años veinte, despreciaba a Fidel Castro y fue muy hospitalario con los papeles que yo escribía. Pero esta es una batalla que no se acaba nunca.

LC: ¿Quién pesa más en Carlos Alberto Montaner: el político o el intelectual?

CAM: Creo que son dos aspectos que se complementan. Para mí la política es la consecuencia de una reflexión intelectual. Sin embargo, hubiera preferido dedicarme a la ficción si la vida no me hubiera colocado ante situaciones en las que era imposible no participar en la contienda política.

LC: Desde 1990 preside la Unión Liberal Cubana. ¿Por qué cree en el liberalismo Carlos Alberto Montaner?

CAM: Porque la enfermedad totalitaria se cura con grandes dosis de libertad, tolerancia, respeto a la ley y responsabilidad individual, que son las señas de identidad del liberalismo.

LC: Dicen algunos que el discurso de la disidencia interna es esencialmente socialdemócrata, aunque gran parte de ella se proclame liberal. ¿Qué hay de cierto en ello?

CAM: Tradicionalmente, el discurso político de los cubanos ha sido socialdemócrata. El liberalismo, como lo entendemos en nuestros días, es un recién llegado a la política cubana. Cuando yo era joven y el comunismo todavía no había arraigado en el país a nadie se le ocurría defender los derechos de propiedad o proclamar las virtudes de la economía de mercado. La primera vez que yo hablé en público, a los 18 años, ya exiliado, fue para proclamar las virtudes de las empresas estatales. No podía imaginarme que muchos años después calificaría de “idiota latinoamericano” al que dijera semejantes sandeces. Yo también fui un idiota.

LC: Luego de agitar durante años la propaganda oficial el fantasma del “capitalismo salvaje”, ¿qué diría a los que temen el impacto sobre los sectores más depauperados de la población cubana de la liberalización del mercado y las terapias de choque?

CAM: La mejor metáfora se la escuché a un checo defensor de la terapia de choque: “decirles a las sociedades víctimas del totalitarismo colectivista que van a solucionar el problema gradualmente es como decirle a una persona con un brazo gangrenado que se lo van a cortar poco a poco para que no sufra”. Lo que sabemos, tras casi 20 años de transiciones, es que mientras más rápidamente se aborden los cambios más rápidamente llegará la recuperación.

LC: La prensa internacional insiste en repetir el estribillo de que la disidencia cubana está “fragmentada y penetrada por los agentes de la Seguridad del Estado”. Existen en Cuba dos concertaciones liberales que hasta el momento no logran conciliar sus posiciones. ¿Qué opina al respecto?

CAM: No dudo que la policía política cubana haya penetrado a los grupos liberales de la oposición interna y externa. Para la Seguridad eso es bastante fácil y le dedican muchos recursos. Mi impresión es que la Seguridad tiene colocados a sus agentes en todas partes. Pero eso también era verdad en la URSS, en Alemania del Este y en todos los países del bloque comunista y no pudieron evitar el colapso. Por otra parte, no es raro que los demócratas de la oposición se dividan. Cuando murió Franco y convocaron a elecciones comparecieron más de 100 agrupaciones políticas. En Cuba sucederá lo mismo, pero luego el agua cogerá su nivel y la sociedad acabará incardinada en varias tendencias básicas.

LC: ¿Qué política hacia Cuba aconsejaría al próximo gobierno norteamericano?

CAM: Enviarle dos mensajes muy claros: primero, el objetivo irrenunciable de Estados Unidos es que en Cuba se establezca una democracia razonable dotada de un sistema económico capaz de sostener a la población para que los cubanos no tengan que emigrar; segundo, cuando los reformistas del gobierno se muevan en esa dirección, abran las cárceles políticas y reconozcan la legitimidad de la oposición, deben contar con la ayuda americana para salir ordenadamente del desastre provocado por medio siglo de dictadura.

LC: ¿Considera posible un diálogo entre el régimen y la oposición? ¿Aceptaría participar en ese diálogo?

CAM: Sin ese diálogo no es posible la transición. Si me invitaran a participar en un diálogo encaminado a crear las condiciones para el cambio, por supuesto que participaría. Sería un irresponsable si no lo hiciera.

LC: ¿Es definitivamente optimista su visión sobre la transición a la democracia en Cuba?

CAM: Creo que el cambio es inevitable. Cuba no puede ser la excepción comunista en un mundo en el que esa opción dejó de tener vigencia. El problema es cómo enterramos el totalitarismo organizadamente para que los escombros no acaben sepultándonos a todos.

LC: ¿Cómo se ve Carlos Alberto Montaner en una Cuba democrática?

CAM: Depende cuándo se produzca. Me gustaría echar una mano y dedicar la última etapa de mi vida a colaborar con la reconstrucción del país en el que nací, pero como son tantos los factores que no puedo controlar, me limito hoy a hacer lo que puedo, sin grandes planes personales para el futuro, porque no sé qué sucederá mañana.

josé dijo...

Necesito tu testimonio para un articulo que estoy presentando en la universidad Aberto hurtado de Chile. ¿que ha significado para ti usar el blog como medio de comunicación?
Gracias Jose Luis Artiagoitia
jolo114@gmail.com

josé dijo...

Necesito tu testimonio para un articulo que estoy presentando en la universidad Aberto hurtado de Chile. ¿que ha significado para ti usar el blog como medio de comunicación?
Gracias Jose Luis Artiagoitia
jolo114@gmail.com

Enrique Artalejo dijo...

Una denuncia y una petición de Artalejo


Al Comité Asesor del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas y a todos los países democráticos del mundo.

Por la presente queremos comunicarles nuestra más rotunda y formal condena, a que un organismo internacional, supuestamente creado para preservar el respeto a los Derechos Humanos en el mundo, halla escogido para presidirla a un representante de la tiranía más longeva, asesina y violadora, por los pasados 50 años, de todos los Derechos Humanos establecidos como base para la creación de esa institución. La elección del Sr. Miguel Alfonso Martínez, ex portavoz de la canciller de la Cuba comunista, representa un bofetón a los principios, que se suponen, debe defender la institución, así como a todas las naciones democráticas que representan.

Hechos como el que denunciamos, descalifican a la institución como “Defensora de los Derechos Humanos” y los países democráticos que la integran, deben retirarse de esa institución y dejar de financiarla. La defensa de los Derechos Humanos en el Mundo, no puede ser dirigida por flagrantes violadores de los mismos.

Exhortamos al presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, a la rama legislativa y judicial de Estados Unidos, y al resto de los países democráticos del mundo, a que se pronuncien y retiren cualquier respaldo moral y económico a dicha institución.

Enrique Artalejo

EARTALEJO@BellSouth.net

Hay que protestar, hasta cuando van a seguir los HPs. nombrando a HPs... y que sigan financiados con los impuestos que todos pagamos. Todos deben escribir y protestar.

Aquí los e-mails de esos HPs.

United Nations Human Press Press-Info@ohchr.org

United Nations Human Rightsdexrel@ohchr.org

United Nations Human webmanager@ohchr.org

United Nations Human gmagazzeni@ohchr.org

United Nations Human InfoDesk@ohchr.org

United Nations Human Civil Society Unit civilsocietyunit@ohchr.org

Enrique Artalejo dijo...

Un cubano es el periodista del año

Ricardo Gonzáez Alfonso fue condenado a 20 años de prisión en 2003. El periodista cubano Ricardo González Alfonso -uno de los disidentes encarcelados en su país durante la llamada “Primavera Negra” de 2003 -recibió este jueves el premio al periodista del año, otorgado por la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF). Desde la prisión en La Habana, donde cumple una condena de 20 años, González Alfonso envió un mensaje que fue leído en la ceremonia de entrega del galardón - realizada en Paris- por su amigo y colega Alejandro González, quien fuera liberado en febrero. “En mi cautiverio mis convicciones se han reforzado y estoy seguro de que la lucha pacifica que iniciamos merece la pena. Pese a las duras condiciones que sufrirnos, seguiremos luchando por una Cuba con libertad de opinión”, dijo en su misiva. González Alfonso dedicó el premio a los 19 reporteros que continúan en cautiverio desde 2003. Benoit Hervieu, responsable del departamento de las Américas de RSF, explicó a BBC Mundo las razones detrás de su elección: “Es un periodista que contribuyo mucho a! fortalecimiento del periodismo independiente en Cuba”. Y afirmó que por otra parte, el premio tenía la intención de enviar un mensaje político, “porque después de la transición iniciada por Raúl Castro hubo algunos cambios menores en el terreno de la comunicación, pero no hubo cambios mayores a nivel de derechos humanos, de la libertad de expresión y de la libertad de prensa cotidiana’.

Vida cotidiana
González Alfonso colaboró con “Cuba Press”, una agencia de periodismo Independiente, fue corresponsal de RFS en la isla y fundó junto con su colega Raúl Rivero en 2001 la Sociedad Manuel Márquez Sterling, una organización dedicada a capacitar a periodistas jóvenes independientes. (González Alfonso) inició una revista independiente ‘De Cuba’, para hablar de la vida cotidiana de los cubanos, asuntos que se ignoran Benoit Hervieu, RFS “Además inició una revista independiente, porque cuando se habla de Cuba, se habla de Fidel, de Raúl, quizá algunas veces de los disidentes, pero de la vida cotidiana de los cubanos no se dice nada”, agregó Hervieu. Si bien RSF no cree que el premio pueda servir para que el gobierno cubano libere a González Alfonso -cosa que por supuesto exigen- confía en que servirá para alertar a la comunidad internacional sobre la situación de los periodistas en Cuba. Cabe recordar que en su último informe anual sobre libertad de prensa, RSF ubicó a Cuba en el puesto número 169 (de una lista de 173 países, donde el puesto número uno -Islandia corresponde a la nación con mayor libertad de prensa y 173 a la que tiene menos -Eritrea-). La organización también premió a los periodistas norcoreanos de Radio Free NK por su “valor y determinación” y a los bloggers birmanos Zarganar y Nay Phone Latt

Anónimo dijo...

Hey,

I keep coming to this website[url=http://www.weightrapidloss.com/lose-10-pounds-in-2-weeks-quick-weight-loss-tips].[/url]Plenty of useful information on delitomayor.blogspot.com. Frankly speaking we really do not pay attention towards our health. Are you really serious about your weight?. Research shows that nearly 90% of all U.S. grownups are either obese or weighty[url=http://www.weightrapidloss.com/lose-10-pounds-in-2-weeks-quick-weight-loss-tips].[/url] So if you're one of these citizens, you're not alone. Infact many among us need to lose 10 to 20 lbs once in a while to get sexy and perfect six pack abs. Now next question is how you can achive quick weight loss? [url=http://www.weightrapidloss.com/lose-10-pounds-in-2-weeks-quick-weight-loss-tips]Quick weight loss[/url] is really not as tough as you think. You need to improve some of you daily habbits to achive weight loss in short span of time.

About me: I am webmaster of [url=http://www.weightrapidloss.com/lose-10-pounds-in-2-weeks-quick-weight-loss-tips]Quick weight loss tips[/url]. I am also mentor who can help you lose weight quickly. If you do not want to go under difficult training program than you may also try [url=http://www.weightrapidloss.com/acai-berry-for-quick-weight-loss]Acai Berry[/url] or [url=http://www.weightrapidloss.com/colon-cleanse-for-weight-loss]Colon Cleansing[/url] for quick weight loss.

so dep dijo...

Please tell me it worked proper? I dont want to sumit it once more if i wouldn't have to! Both the blog glitced out or i'm an idiot, the second choice doesnt shock me lol. thanks for an excellent weblog! Anyway, in my language, there are not much good supply like this.

sim so dep dijo...

Your article is write very well, I like it very much ~ I wish you have a wonderful day!Thank you.

bp claims dijo...

I have to say, I dont know if its the clashing colours or the dangerous grammar, however this weblog is hideous! I imply, I dont need to sound like a know-it-all or anything, however could you could have presumably put a little bit extra effort into this subject. Its really fascinating, but you dont signify it well at all, man. Anyway, in my language, there usually are not much good supply like this.

gccf dijo...

Please tell me it worked proper? I dont want to sumit it once more if i wouldn't have to! Both the blog glitced out or i'm an idiot, the second choice doesnt shock me lol. thanks for an excellent weblog! Anyway, in my language, there are not much good supply like this.

gccf claims dijo...

Thank you for the wise critique. Me & my neighbour have been getting ready to do a little analysis about that. We received an excellent guide on that matter from our local library and most books where not as influensive as your information. I am very glad to see such information which I used to be searching for a protracted time.This made very glad! Anyway, in my language, there aren't a lot good source like this.

gulf coast claims facility dijo...

Hello, I noticed a 3 of your interesting posted posts and wished to ask in case you would be keen on reciprocal pages? Team have weblog about alexis texas ass! Anyway, in my language, there usually are not much good source like this.

bp claims process dijo...

I was questioning bp claims process what is up with that bp claims process bizarre gravatar??? I do know 5am is bp claims process early and I'm not wanting my finest at that hour, bp claims process but I hope I don't seem like this! I bp claims process would nonetheless make that face if I am asked to do a bp claims process hundred pushups. lol Anyway, in my language, bp claims process there aren't much good supply like this.

Advertising Sales Jobs dijo...

When I was younger I was able to have a list of two Advertising Sales Jobs items on it that I did not have to eat for dinner. I am pretty sure mine was fish and spanish rice. This was a plan my mother implemented to make it so that all seven of her children would have to eat what was fixed for dinner unless what was fixed was on our list. If that was the case, then we could have a sandwich.